Seguidores

miércoles, 6 de abril de 2011

En todas las tierras el sol sale al amanecer

Columna publicada en www.sdpnoticias.com el 21 de octubre de 2010.



Un periódico publicó un artículo de portada que incluía imágenes de los que llamó los 100 ''principales'' homosexuales de Uganda, con una banda amarilla en la que se leía ''Ahórquenlos'', sus números de teléfono y direcciones.

Desde la publicación de la lista, al menos cuatro de los nombrados fueron atacados y muchos otros permanecen escondidos.

En México, el tema de la discriminación es un tema al que, a pesar de su relevancia, no se le da la importancia debida. En nuestro país, diariamente vemos conductas discriminatorias que hacen distinciones o restricciones basadas en el origen, sexo, edad, discapacidad, condición social, de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil y cualquier otra que logra que, contra lo que se establece en la ley, se niegue una igualdad de oportunidades a las personas.

Y menciono la ley, aquella que a pesar de su relevancia pasa desapercibida, aquella que no se enseña en muchas de las facultades de Derecho, aquella que es diferente a muchas otras y, tal vez por eso, poco estudiada: la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación

En el artículo 9° de la  misma, encontramos en XXIX fracciones, conductas discriminatorias de las que, me temo anunciarles, muchos hemos participado: “Prohibir la libre elección de empleo, o restringir las oportunidades de acceso, permanencia y ascenso en el mismo… Impedir la libre elección de cónyuge o pareja… Explotar o dar un trato abusivo o degradante… Incitar al odio, violencia, rechazo, burla, difamación, injuria, persecución o la exclusión…” por no mencionar otras que pueden considerarse como discriminatorias si es que atentan contra la igualdad.

Si bien en México no encontramos desplegados que informen los datos, domicilio y números telefónicos de personas que piensan, sienten o viven de manera diferente a nosotros, sí encontramos en el día a día una burla, un trato inequitativo en la solicitud de un empleo, un maltrato a algún discapacitado, un insulto para las personas con diferentes preferencias sexuales o diferencias étnicas o económicas, una distinción entre hombres y mujeres, etc.

La diversidad es la maravilla que da variedad a nuestra vida, es la puerta por la cual podemos conocer nuevos mundos, costumbres, tradiciones, opiniones, ideas, formas de vida y es en sí, parte fundamental de la existencia de nuestro país. México no es igual a ningún otro, y precisamente en eso radica su hermosura.
Martin Luther King dijo en su famosísimo discurso “Yo Tengo Un Sueño” la siguiente frase: “Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados…”

Compartamos ese sueño, y trabajemos sin descanso para que la igualdad en México, sea una realidad que permita la sana convivencia  porque, finalmente, se trata de que todos podamos ser, quienes queramos ser. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario