Seguidores

jueves, 28 de abril de 2011

Reflexiones Tuiteras

Columna publicada en sdpnoticias.com el 23 de noviembre de 2010

Mientras trataba de decidir algún tema al cual dedicarme en esta columna, me di cuenta que muchísimos de los temas principales que inundan los encabezados de las noticias los hemos leído, todos. Ya hemos leído las historias del gobernador o ex gobernador asesinado, esta vez fue el turno de Silverio Cavazos, que se suma ya a una larga lista de muertes de mandatarios. Hemos ya leído la historia de las narcofosas en Nuevo León, Acapulco, etc. Hemos leído ya y, es más, no nos sorprende que menores de edad se vuelvan sicarios del narco.

Pues lamentablemente, la historia se repite, con diferentes nombres, diferentes victimas, diferentes circunstancias, pero se repite y aparentemente este ciclo vicioso de las historias de trágicas nos tiene atrapados, inmersos en el.

Ante esta problemática, recurro a la memoria de este fin de semana, en el que pude convivir personalmente con un grupo de tuiteros muy interesantes y con ideas muy brillantes. También recuerdo las conversaciones de 140 caracteres que sostuve durante esos mismos días en la red social y llego a la conclusión de que lo que he pensado siempre, es cierto. La única solución para los problemas de este país, se encuentra en su misma población, no en gran parte de su clase política.

Hemos concluido que es hora de que los ciudadanos decidamos cambiar nuestra falta de interés y nuestro exceso de apatía. Es importante y vital para un cambio transformador en este país que demos el primer paso cambiando nuestra manera de pensar, porque si no ponemos en sintonía lo que decimos con lo que pensamos, no será muy fácil poner en sintonía a un país.

En las múltiples votaciones que han acontecido en nuestro país, sobre todo en recientes épocas, el voto mal informado ha llenado las urnas y el abstencionismo ha sellado nuestro destino. Es verdad que contamos con instituciones electorales fallidas y dudosas, pero la única forma de lograr un cambio es con un voto total de la población, que el abstencionismo quede atrás junto con el desanimo, porque contrario a lo que puedan pensar, si todos los mexicanos votaran, sería muy difícil lograr un fraude. Si todos se interesaran en saber por quién votan, sería muy difícil que llegara el peor candidato a los cargos públicos.

No es posible ni es aceptable, que quienes han votado irresponsablemente o quienes no lo han hecho, critiquen ahora un sistema que les abruma y que ha generado tantos problemas. Si a ese hecho se le suma que muchas veces se critica pero no se propone nada o no se actúa para lograr un cambio que en realidad haga una diferencia notable, nos encontramos en severos problemas.

Estamos a pocas semanas de recibir el 2011, ya estamos viendo candidatos destaparse rumbo a cargos gubernamentales en elecciones del próximo año y estamos a nada de saber quienes pretenden contender para el 2012. Se está acercando la hora de demostrar que la única manera de cambiar este país es haciendo valer nuestros votos bien reflexionados y exigiendo lo que es nuestro derecho, ser gobernados por quienes nosotros elijamos y, es más, me atrevería a decir que ya es hora de que aceptemos que somos entes políticos y que actuemos como tales, involucrándonos de manera directa en los procesos electorales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario