Seguidores

miércoles, 1 de junio de 2011

#ColumnaTuitera: Caldevisa vs. Proceso

Agradezco a @kuinikee @mex_35 y @torres2002 por la sugerencia del tema y a quienes, como cada jueves, participan en la elección.

“Acusan al semanario Proceso de recibir dinero del narcotráfico para callar información.” Con esta línea inició el noticiero de Joaquín López Dóriga el pasado miércoles, 1 de diciembre.

Con esta línea de mucho interés mediático, se abrió paso a la presentación de un vídeo, en el cual se muestra al narcotraficante Sergio Villarreal alias “El Grande” compareciendo ante el Ministerio Público Federal, donde acusa al periodista Ricardo Ravelo y por consecuencia a la revista Proceso, de haber aceptado dinero a cambio de silencio para no inmiscuir entre sus páginas la figura del ya mencionado narcotraficante.

Lo interesante del vídeo, es que me parece demasiado editado. Es cierto, para presentar una nota al aire, es necesario reducir tiempos en imágenes audiovisuales, sin embargo, lo curioso es que antes de que se mencione el nombre del periodista, en cada ocasión, aparece de la nada un corte previo que no permite entender el contexto general de la información.

Me di a la tarea de estudiar el vídeo (que pueden consultar en http://tvolucion.esmas.com/noticieros/noticiero-con-joaquin-lopez-doriga/091089/lopez-doriga-01-diciembre-2010 ) y muchas de las declaraciones no se escuchan de viva voz del narcotraficante, sino narradas por el reportero Mario Torres, logrando un efecto un poco extraño en donde más bien lo que dice el Torres es confirmado vía audiovisual por Villarreal.

La cantidad que se menciona como la recibida por Ravelo es de 50,000 dólares, la que se le entregó a cambio de que dejara de mencionar a “El Grande” en sus publicaciones en la revista, y sin ánimo de ser demasiado incisiva y cruda, para un hombre con el poder que tenía y que seguramente sigue teniendo dicho narcotraficante, ¿no era más fácil matar al reportero o realizar un atentado contra las instalaciones de la revista? ¿No es este el modus operandi del narco, que ha llevado a México a estar entre los países más peligrosos para el desarrollo del periodismo?

Pero no solo son estas las contradicciones de la nota, también se menciona en el vídeo -en voz del reportero que la presenta- que la comparecencia del narcotraficante fue realizada el día 4 de noviembre, sin embargo “El Grande” hace alusión en la misma a una portada de la revista Proceso publicada 17 días después de esta declaración, con fecha 21 de noviembre, ¿Será acaso clarividente? Y bueno, para que no se diga que solo soy yo la que se da a la tarea de hablar mal de este vídeo y que ando de suspicaz fijándome en los detallitos, fue tal el error de esta fecha, que Carlos Loret de Mola, en su noticiero matutino tuvo que hacer mención de tal asunto y en el vídeo que volvió a transmitir, ya no se mencionó la fecha de la comparecencia. ¿Interesante, no?

¿Será que éste ataque mediático tiene otros motivos ocultos como, podría ser, desprestigiar a la revista? Me parece oportuno mencionar que es una de las publicaciones que, desde hace años, se ha destacado por ser completamente independiente y porque, a diferencia de muchos medios, no sigue líneas dictadas por entes externos. Otro factor interesante que podría motivar este ataque es que hace 10 días, Proceso dio a conocer  declaraciones de  Sergio Villarreal, “El Grande”, según las cuales éste sostuvo un encuentro con el presidente Felipe Calderón.

Este interesante reportaje, que “coincidentemente” fue publicado por el ahora señalado periodista, Ricardo Ravelo, titulado en la portada del semanario “El Grande. Hasta con Calderón convivió”, menciona que el senador panista Guillermo Anaya Llamas presentó a Villarreal con el presidente Calderón en el bautizo de su hija Elsa Anaya.

No es la primera vez que Televisa participa en campañas de ataque a empresas o personas en beneficio del gobierno federal, o en contra de quienes afectan sus intereses (recordemos el caso Televisa vs. Reforma o la campaña del miedo del 2006), lo cual podría fácilmente hacernos suponer que este es uno de esos casos.

Cito al propio Dóriga, quien en el noticiero, dijo hablando de Proceso y la  información de la que hace uso la revista, lo siguiente: “con el riesgo claro, que implica dar por verdades consumadas, dichos sin comprobar” A mi parecer, este acto que tanto critica el periodista, es exactamente lo que Televisa está haciendo: dar por hechos ciertos las declaraciones rendidas en una comparecencia, que aún no se han comprobado. Dan por hechos ciertos lo que dice un vídeo que aparece trucado y que posteriormente es corregido por otro miembro de la misma televisora. ¿No es acaso lo mismo?

Este ataque a Proceso pretende tapar el sol con un dedo y francamente, con todos los avances tecnológicos y mediáticos que se están desarrollando, me parece que en todo caso el “presidente” Calderón debiera irse calando, todavía le falta la lluvia de información oculta que seguramente le va a destapar WikiLeaks. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario