Seguidores

miércoles, 1 de junio de 2011

El #Cablegate de Wikileaks

El gobierno de Estados Unidos se encuentra en serios problemas, algunos causados desde la administración de George Bush heredados a Barak Obama y algunos que son ya de creación propia.

Las revelaciones hechas por WikiLeaks, en cuanto a asuntos confidenciales del gobierno, comienzan a preocupar severamente al gobierno de las barras y las estrellas, y para la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, será todo un reto iniciar una gira por cuatro países de Asia y el Golfo Pérsico con los secretos del gobierno, completamente al desnudo.

Clinton ha empezado su comparecencia, que ha sido bastante tardía, con la declaración: "No voy a comentar o confirmar nada sobre las filtraciones" y vamos que es una respuesta un poco laxa, considerando que la información que se ha revelado merece, a mi parecer, declaraciones pertinentes por parte del gobierno estadounidense.

 El 22 de octubre de 2010, WikiLeaks llevó a cabo la más grande filtración de datos militares clasificados en la historia. 391,832 reportes conocidos como “The Iraq War Logs” (Los registros de la Guerra de Irak), documentan la guerra y la ocupación de Irak, desde el 1 de enero de 2004 y hasta el 31 de diciembre de 2009 (salvo los meses de mayo de 2004 y marzo de 2009) tal y como la narran los soldados del ejército de los Estados Unidos. Cada uno de ellos es un ‘SIGACT’, o caso significante de guerra, por sus siglas en Inglés. Todos contienen detalles de eventos tal y como los vieron y escucharon las tropas militares estadounidenses en Irak y son el primer vistazo real a la historia secreta  de la guerra que el gobierno estadounidense ha guardado tan sigilosamente.

Estos reportes detallan 109,032 muertes en Irak, que incluyen 66,081 ‘civiles’; 23,984 ‘enemigos’ conocidos como insurgentes; 15,195 ‘de la nación’ (fuerzas gubernamentales irakies) y 3,771 ‘amigos’ (fuerzas de coalición). La mayoría de las muertes que se reportan en estos documentos son muertes civiles, las cuales son un 60% del total que se conoce. Esto es equivalente a 31 civiles muriendo cada día durante el periodo de seis años que comprenden estos documentos.

El domingo 28 de noviembre, WikiLeaks comenzó a publicar 251,287 cables filtrados de la Embajada de Estados Unidos, la más larga cantidad de documentos que se han revelado al dominio público. Los documentos tienen la finalidad de dar a las personas alrededor del mundo una vista sin precedentes a las actividades internacionales del gobierno de Estados Unidos.

Estos cables, que datan de 1966 y hasta finales de febrero de este año, contienen comunicaciones confidenciales entre 274 embajadas en países alrededor del mundo y del Departamento de Estado en Washington DC. De estos cables, 15,652 están clasificados como Secretos.

Diversos miembros de la Cámara de Representantes han exigido al fiscal general Holder que presente cargos contra el administrador de ese portal web, el periodista australiano Julian Assange, bajo la Ley de Espionaje de EE UU y han pedido por escrito a la Secretaría de Estado que añada a Wikileaks a la lista de organizaciones terroristas extranjeras de la diplomacia norteamericana, junto con Hamás, Hezbolá o Al Qaeda.

¿Será realmente igual de peligroso WikiLeaks que estas organizaciones? ¿Las revelaciones que proporciona serán realmente tan valiosas como a primera vista aparentan ser? Lo que sabemos, por el momento, es que si bien es cierto que el mundo no se va a acabar con estas revelaciones, muchos nombres en Washington van a llevarse un muy mal rato, o por lo menos, como dijo un diplomático estadounidense “se van a sonrojar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario