Seguidores

miércoles, 1 de junio de 2011

Legislación Express

El día de ayer los diputados y senadores trabajaron como niños de primaria haciendo las tareas al último minuto. Cerraron a marchas forzadas los trabajos del segundo año de la LXI legislatura.

En una sesión larguísima, se turnaron iniciativas a comisiones, se revisaron varios puntos de acuerdo, y muchos con la siempre puntual y oportuna frase “de urgente resolución” pero, como era de esperarse, un día de arduo trabajo no puede compensar lo que no se trabajó en un año.

Algunos de los temas que se quedaron pendientes con los diputados fueron la aprobación de los consejeros del IFE, la aprobación del mando único policial (afortunadamente), por supuesto las reformas laborales tampoco salieron adelante este año y yo supongo que les da tranquilidad saber que si ya estuvieron en espera tantos años, uno más, no es nada. Por parte de los senadores se quedó pendiente el tema de las reformas a leyes para combatir el lavado de dinero, el fuero militar, y no se pusieron de acuerdo en el nombre de la nueva ministro de la corte, ni en el de dos consejeros faltantes para la CNDH y ya por último, la Ley de Medios se quedó en pausa.

La cantidad de temas que los senadores y los diputados tienen que analizar es muy fuerte, y muy importante, por lo cual es de igual importancia que se pueda lograr que el trabajo legislativo sea más eficiente. Una parte muy importante del funcionamiento de las cámaras ocurre en las comisiones en las que se divide el trabajo de los legisladores sin embargo, algo no funciona como debiera en estos pequeños grupos de trabajo y, desafortunadamente, el día de hoy quedó claro que ese trabajo en comisiones no se ve reflejado, en asuntos muy importantes, que siguen en espera de resolución.

Si a esto sumamos que hay una gran cantidad de legisladores (sobre todo de diputados, que son más en números) que, literalmente, pasan desapercibidos durante toda la legislatura por no presentar puntos de acuerdo, por no subir a tribuna o por simplemente solo ir a pasar lista y farandulear el resto del tiempo, pues el resultado es justamente el que hoy tenemos.

En el área del Derecho y en lo pertinente dentro de la función legislativa, hay un gran atraso en cuanto a la incorporación del internet y diversas tecnologías que podrían lograr la agilización de procedimientos que, con un poquito de voluntad y medios modernos podrían brindar muy buenos resultados. También me parece que es necesario que los legisladores recuerden que a pesar de que los días de sesión en pleno, solo son dos a la semana, el resto de los días también son para que los trabajen y saquen adelante los proyectos que tienen que cumplir.

No se trata de aumentar personal y tampoco se trata de aumentar sesiones, horas de trabajo, etc. Se trata de que los legisladores entiendan que su papel principal es precisamente la creación y reforma de leyes, y no farandulear, crear puntos de acuerdo y no acordarse de vez en cuando de estar en las sesiones. Es de vital importancia para el sano funcionamiento del Estado, que el poder legislativo haga lo necesario para cumplir con aquello que mediante una protesta se obligaron a cumplir y ojalá que el próximo año de ejercicio de la legislatura, el número de temas olvidados, no sea como el de esta ocasión porque, definitivamente, los legisladores ya no son niños de primaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario