Seguidores

miércoles, 1 de junio de 2011

Marisela Escobedo Ortíz

El pasado jueves, 16 de diciembre de 2010, un grupo de hombres llegó a la plaza principal de Chihuahua, y se acercó a Marisela Escobedo Ortíz, quien desde hacía ocho días, se manifestaba pacíficamente, exigiendo la actuación de las autoridades para detener al asesino de su hija Rubí. Al verlos llegar, ella corrió hacia el Palacio de Gobierno, buscando obtener refugio sin embargo, uno de estos hombres la alcanzó, y la asesinó.

Esta historia tan indignante, podría sumarse a una larga lista de mujeres que han sido asesinadas, sin embargo, cuenta con particularidades que la hacen diferente, completamente distinta porque en ella misma no solo encierra la tragedia de una familia, dos veces, sino que pone de manifiesto la completa decadencia del sistema penal actual, así como la corrupción, falta de ética y profesionalismo del sistema judicial mexicano.

A pesar de que Sergio Rafael Barraza Bocanegra confesó haber asesinado a la joven hace dos años en Ciudad Juárez y que fue él mismo el que llevo a varios agentes policiacos al lugar en donde prendió fuego al cuerpo, los jueces decidieron ponerlo en libertad, considerando que tales declaraciones carecían de validez probatoria.

Es a partir de este momento que Marisela Se convirtió en una importante activista, impulsada por un solo deseo, otorgar justicia a su hija, logrando que su asesino cumpliera la condena correspondiente.

La sentencia absolutoria fue apelada y, en esta ocasión, el tribunal que conoció del asunto lo consideró culpable y lo sentenció, pero en ese momento ya se encontraba prófugo.

Eso no fue un obstáculo para Marisela. Con recursos propios y realizando una investigación por su cuenta, logró ubicar a Barraza en Fresnillo, Zacatecas pero al no recibir apoyo de las autoridades, de nuevo escapó.
Hoy, como casi siempre, una vez ahogado el niño, se tapa el pozo. El presidente del Poder Judicial de Chihuahua, Javier Ramírez Benítez, informó que el pleno del Tribunal de Justicia del Estado decidió suspender de sus funciones a los tres jueces del tribunal oral de Ciudad Juárez, que absolvieron en primer instancia a Barraza Bocanegra, los nombres de tan prodigiosos entes jurídicos son Catalina Ochoa Contreras, Netzahualcóyotl Zúñiga Vázquez y Rafael Baudib Jurado.

¡Hasta hoy!, dos años después de la muerte de Rubí Marisol y un día después de que su madre también fuera asesinada, buscando la justicia que esos tres personajes no quisieron otorgar. Hasta hoy que la mirada de miles de mexicanos recae sobre las autoridades del Estado que simplemente, por no querer, no han hecho lo que deben, y como este, seguramente ha habido muchos casos de parcialidad judicial.

En repudio al asesinato de Marisela, el día de ayer, se llevó a cabo una manifestación con doble recorrido, el primero, a las puertas de la Secretaría de Gobernación, donde los manifestantes fueron recibidos por PFP rodeando las instalaciones. Ante la falta de diálogo, se trasladaron a la PGR y tras el intento de represión por la misma agrupación y tras la resistencia de los manifestantes, se logró un acuerdo basado en tres peticiones:

1.       Se solicitó una reunión en la que estuvieran presentes el procurador general de la República, el secretario de gobernación, las fiscalías especializadas, el gobernador de Chihuahua y el presidente municipal de Ciudad Juárez.

2.       Que esta reunión se lleve a cabo en un plazo no mayor a 21 días.

3.       Que el día lunes 20 de diciembre, se dé respuesta a estas peticiones, fijando día, lugar y hora de la reunión.

Es muy, muy probable que estas peticiones no se cumplan al 100%, es muy probable que se tenga que tomar otras medidas, es muy probable que López Dóriga, Loret de Mola y demás personajes intenten diluir estas peticiones mezclándolas con turbias y vanas noticias, como siempre lo hacen pero este es, me parece, un punto de referencia que tenemos que tomar como sociedad para que finalmente decidamos exigir que en Chihuahua y en todo el país, se otorgue la justicia que los mexicanos merecemos. Marisela inició la lucha, y es responsabilidad de todos nosotros continuarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario