Seguidores

miércoles, 1 de junio de 2011

Para cortar una flor

“Si tomáramos el poder, tendríamos la tarea de limpiarlo de la burguesía y de mantener a la gente en un estado mental revolucionario.”

Esas palabras fueron pronunciadas por John Lennon, hace ya más de 30 años, y siguen siendo aplicables en nuestros días.

Lo que implica esta frase no es cosa fácil. Significa cambiar los estándares mediante los cuales estamos acostumbrados a actuar, significa dejar de buscar pretextos y también significa cambiar, para bien propio y de nuestro país.

¿Y qué hemos hecho? Un año más está por terminarse y uno nuevo está por iniciar, estamos ya en la cuenta regresiva de un año que políticamente fue muy malo, pero que cívicamente y en cuanto a la participación de la ciudadanía, también fue bastante mediocre.

Tenemos la tarea no solo de limpiar el poder de la burguesía, sino de retomar nuestro poder como ciudadanos, en un país donde la democracia aún es rescatable, donde a pesar de tener un gobierno fallido, tenemos un Estado que aún persiste y que, con el empuje de todos nosotros, puede salir adelante, un Estado que a pesar de lo que muchos piensan, aún se mantiene sólido, para fortuna de los mexicanos. Un país donde todavía podemos imaginar.

Y sí, parafraseo a John Lennon, en el trigésimo aniversario de su muerte, a manos de un acto violento, él que siempre cantó a la paz y a la justicia, fue asesinado a sangre fría. Él que marcó la pauta de esa irreverencia a las burguesías, también mostró un ejemplo de total devoción a la capacidad de cambio de la gente. Retó a la humanidad a a creer que un mundo mejor es posible y además, puso la meta más humana que podría tener toda nación, decir que la guerra ha terminado.

Actos violentos como el de ese 8 de diciembre de 1980, o como los del día a día de Chihuahua, Guerrero, Sinaloa, Oaxaca, Veracruz, Nuevo León, Distrito Federal, Puebla, Estado de México y todos aquellos que a pesar de no figurar en las noticias, lastiman la vida de todos, deben ser eliminados por una unión de voluntades, sin las que de otra forma no podrán solucionarse. Es verdad que solo el pueblo, puede salvar al pueblo, y no es una frase publicitaria, es la realidad y el camino de salida para todos nosotros.

La vía para que logremos ese cambio es la paz, y el medio mediante el cual podemos lograrlo es la educación. Ambos ingredientes son necesarios para que este México sea finalmente ese país en el que todos deseamos vivir. El potencial lo tiene, y somos nosotros, su gente.

“No necesitas una espada para cortar dos flores” dijo John, yo creo que tampoco es necesaria para rescatar un país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario