Seguidores

viernes, 29 de abril de 2011

Bendito sea San Blogger!!! Terminé de cargar mis columnas publicadas en www.sdpnoticias.com de los meses de octubre y noviembre de 2010.

Ahí vamos, ahí vamos...

Marcelito, PAN y ¿vino?

Columna publicada en sdpnoticias.com


Los políticos  actuales aparentemente tiene la misión de recordarme con sus vidas novelas, películas o ya, de perdida, títulos de películas, como en este caso.

Yo estoy totalmente de acuerdo en que en nuestra vida personal, podemos hacer lo que se nos de la regalada gana, pero ¿las cosas funcionan de igual manera en la vida pública?

Aparte de su vida privada, que francamente no me genera mucha preocupación, desde 1989, Marcelo Luis Ebrard Casaubón ha estado viviendo una vida política, que sí me resulta en extremo interesante.

De 1989-1990 fue secretario general del PRI en el D.F., en 1992 fue nombrado Secretario General de lo que antes fuera el Departamento del Distrito Federal y por un breve tiempo, Subsecretario de Relaciones Exteriores, de 1993 a 1994, ambos bajo el mandato de Manuel Camacho Solís. En ese entonces era Marcelo un político priísta prometedor.

Sin embargo, en 1997, Marcelo fue electo diputado por el Partido Verde Ecologista de México, sin embargo, meses después, en 1998 renunció a tal partido y continuó como diputado independiente.

Junto con Camacho Solís, formó el Partido del Centro Democrático, partido que participó en las elecciones de 2000 con Camacho como candidato a la presidencia y Ebrard como candidato al GDF, candidatura que declinara posteriormente a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Y sí, así ha resultado la vida política de nuestro actual Jefe de Gobierno que pasó de ser de un partido de derecha, a uno de centro a uno de izquierda… y está bien, todo mundo puede cambiar de partido cuantas veces quiera… pero ¿de ideología política se cambia tan fácilmente?

Finalmente con las declaraciones que ha hecho el Jefe de Gobierno en torno a la “guerra” de calderón contra el narco nos dicen que Marcelo está listo para hacer su salto de nuevo a la derecha, así que Marcelito va con el PAN, y bueno, ¿con quién se puede negociar esta transición mejor que con Felipe calderón?

Es evidente que Marcelo ha dejado de ser “el carnal”, se lo decía yo desde hace varios meses a un grupo de amigos, Ebrard nunca ha sido de izquierda, que se acomodara en la misma y mantuviera las políticas de gobierno que implantó Andrés Manuel durante su gobierno fue mero requisito para no perder el respeto que la gente le tiene, que cabe mencionar, no se gano a pulso, sino que fue un efecto “cascada” que recibió por parte de la popularidad que Andrés Manuel tiene, y esa sí, ganada a título personal.

A Marcelo se le olvida que el cargo que actualmente ocupa lo ganó por ser el candidato que Andrés Manuel impulsó. Se le olvida que la gente aún recuerda que quien inició los programas sociales fue López Obrador, se le olvida que quien ha recorrido el país de punta a punta, a ras del suelo no ha sido él, sino el candidato de la izquierda que verdaderamente está mejor posicionado, porque las encuestas aplicadas a sectores muy limitados de población, no reflejan lo que un grupo social mayoritario, el de las pequeñas ciudades, los municipios, las rancherías, esos lugares que ni Marcelo ni Calderón conocen del país, esos, los olvidados por la derecha, los olvidados por 70 años del PRI y 10 del PAN, esos van a hacer la diferencia en un 2012 en el que Marcelo, si compite, no va a ganar.

Alejo Garza Tamez

Columna publicada el 27 de noviembre de 2010 en sdpnoticias.com

Un breve antecedente que nos ayudará a entender este asunto es explicar el origen del problema. En 1999, Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo, llega a un acuerdo con un grupo de exmilitares, conocidos como Los Zetas. Ésta era una agrupación delictiva que se había formado a partir de un grupo de militares que desertaron del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) del Ejército Mexicano, fundados en 1994 con motivo del levantamiento zapatista de Chiapas, de tal manera, los Zetas pronto se convirtieron en el brazo armado del Cártel del Golfo.


Tras la aprehensión de Cárdenas Guillén en el 2003 y su eventual extradición a Estados Unidos en el 2007, el grupo de Los Zetas dejó de ser el brazo armado del Cártel del Golfo para pactar con los hermanos Beltrán Leyva en su traición al cártel de Sinaloa comandado por Ismael Zambada García ("El Mayo") y Joaquín Guzmán Loera ("El Chapo").

La guerra librada entre el Cártel del Golfo y el Cártel de los Zetas, ha llenado de sangre principalmente las calles de Reynosa y Nuevo Laredo, en Tamaulipas y es precisamente aquí, que la historia de Alejo Garza Tamez cobra sentido.

Es precisamente en Tamaulipas, en este territorio hostil que enfrenta los grupos anteriormente mencionados, que el empresario de origen neolonés, de 77 años de edad, murió la madrugada del domingo 14 de noviembre luego de pelear hasta el final en defensa de su propiedad contra un numeroso grupo de sicarios, que le habían dado un ultimátum para entregarles el predio.

La noche del 13 de noviembre, tras pedirles a sus empleados que no se presentaran a trabajar al día siguiente, colocó varias armas en las ventanas y puertas de su casa, y cuando llegaron sus verdugos, los recibió a balazos. El saldo final: cuatro sicarios muertos y dos heridos.

Los demás huyeron del lugar, no se apoderaron del rancho, porque pensaron que pronto llegarían los militares y prefirieron escapar.

El desarrollo de los eventos antes mencionados, me demuestra dos cosas: la primera es que la guerra contra el narco ha probado tan poca eficiencia en hechos contundentes, que es necesario que los ciudadanos se defiendan de esta forma ante grupos de choque de la delincuencia organizada; la segunda es que, como lo he dicho en muchas ocasiones, la única forma de salvar este país es mediante la intervención directa de sus ciudadanos, aunque rechazo de forma muy contundente que la intervención de los ciudadanos sea por medio de las armas, este ejemplo nos demuestra que un ciudadano decidido, puede hacer temblar a todo un sistema criminal.

Es verdad que este acto fue un hecho sumamente valiente por parte de una persona que, ante una situación muy complicada, decidió enfrentarse solo a un grupo de personas altamente armadas, como vía de solución a un problema. Lo que también es cierto, es que este acto abre las puertas a conflictos que el país hasta ahora no había visto.

El primero de estos posibles problemas, es que los ciudadanos puedan sentirse persuadidos a volverse cazadores del narco y defensores de la justicia (porque no faltará quien tome ese rol inspirándose en lo que fue una legítima defensa), otro problema que podría incrementarse es la adquisición ilegal de armas de fuego para “protección” de los hogares, sin que en la mayoría de las ocasiones se conozcan todas las implicaciones que conlleva el tener un arma de fuego en el lugar donde vivimos.

Es digno de celebrarse el valor de una persona que supo defender su patrimonio y que no agachó la cabeza y acató órdenes de la oprobiosa figura del crimen organizado, lo que no podemos permitir es que este ejemplo  -que fue un caso excepcional- se vuelva una regla general en las zonas en donde la ciudadanía vive el día a día conviviendo con la delincuencia organizada, porque de esta forma, se estarán propiciando más muertes y no una solución a un conflicto. Las armas, contra las armas, nunca han sido una solución, sino una suma que produce los mismos resultados: muchas vidas inocentes perdidas.

Pero en esta columna, el propósito no es reprochar el ejemplo de Don Alejo, por el contrario, es mi mayor deseo que algún día, muy pronto, todos tengamos el valor que este hombre mostró al combatir frente a frente a sus enemigos, que mostremos la dignidad que el mostró al no ceder ante las presiones de quienes pretendían adueñarse de lo suyo, que adquiramos su valentía y por fin despertemos y exijamos que historias como estas no se vuelvan a repetir, y que todas estas cualidades unidas, nos recuerden que a pesar de que hay muchos malos en esta historia, los buenos somos, hemos sido y seguiremos siendo más. 

Nuestro desempleo y el de Carlos Salinas de Gortari

Columna publicada el 26 de noviembre de 2010 en sdpnoticias.com


El creciente desempleo, es una manifestación de las irregularidades de la política económica aplicada, al no responder a la demanda de mayores fuentes de trabajo, con salarios, sueldos y prestaciones, que garanticen mejores niveles de vida para los trabajadores y sus familias.

La política económica mexicana, es tendiente a concentrar la riqueza en grupos muy selectos y, por lo tanto, muy reducidos de la población, lo cual ha dejado a muchísimas personas en el desempleo, incluyendo a personas con maestrías y doctorados que no encuentran empleo de acuerdo a sus perfiles profesionales, ha generado un incremento considerable en el comercio informal y, por supuesto, el principal problema es que a pesar de que este es un tema conocido y ampliamente documentado, poco se ha hecho por mejorar la situación de falta de empleo que permea en la sociedad mexicana.

Es precisamente en el marco de estas ideas, que me llama mucho la atención, que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, mientras por un lado felicita los actos de “lucha” contra el narco de Calderón, por el otro se auto-establezca en el sector de los “desempleados” de este país.

"Lo único que podríamos hacer nosotros, los desempleados, es compartir esta experiencia en nuestra circunstancia, pero reconocer que la circunstancia cambió, y por lo tanto ante estas nuevas realidades se requieren las nuevas decisiones", sostuvo en su participación en el 'Value Investing Forum', organizado por GBM Casa de Bolsa.

Sobremanera interesante 

jueves, 28 de abril de 2011

Ya 10 años

Columna publicada el 25 de noviembre de 2010 en sdpnoticias.com



Parece que fue ayer que se celebraron las elecciones del cambio, parece que fue ayer que muchos ciudadanos salieron a las calles y votaron para dejarnos a nosotros un México mejor, donde existiera progreso, empleo y ¡caray!, que orgullosa me siento de aquella presidencia que logró derrocar al PRI, después de 70 años en el poder, Vicente Fox, el hombre que encabezó ese cambio.

Lo mejor de todo es que a mí en el año 2006, en los primeros comicios para elegir presidente en los que participé, me tocó presenciar la forma en la que nuevamente se renovó esa presidencia del cambio, con total honestidad, en una campaña llena de franqueza absoluta, con ejemplos de rectitud política y, sobre todo, con una contienda electoral limpia, desde el inicio, hasta el fin, cuando se votó por el presidente que nos ha dado seguridad, educación y –sobre todo- empleo, sexenio de oro que aún vivimos bajo el mandato de Felipe Calderón.

Es por eso que el próximo 28 de noviembre, celebraremos, como mexicanos unidos al grito de libertad y progreso, los 10 años del PAN en el gobierno, diez años de éxito que merecen ser celebrados. ¿El lugar? Auditorio Nacional, emblemático lugar donde ahora, nuestro presidente, arrancó su presidencia el 1 de diciembre de 2006.

Vamos, ni haciendo mucho esfuerzo puedo extender más el sarcasmo sin asquearme tanto. ¿De verdad el PAN es tan conformista como para celebrar 10 años en el poder… sin poder en 10 años?

En el 2000, se vendió la idea maravillosamente publicitada de que el PAN significaría el cambio para este país, que sería la transición de un gobierno cansado y desgastado, encabezado por el PRI, a uno de progreso, equidad y justicia liderado por el blanquiazul.

Y sí, finalmente ganó Fox, por una amplia mayoría que decidió que lo que el vendía era lo necesario para que el país cambiara y no solamente no cambió, sino que además de seguir igual, tuvimos a uno de los presidentes más ignorantes de la historia del país que nos honró con comentarios como “Borgues” y su emblemático “Hoy, hoy, hoy” que se quedó en ayer, ayer, mañana, pasado y siempre no.

No conformes con eso, ahora tenemos un gobierno encabezado por Felipe Calderón, quién llegó a la presidencia por medio de un fraude electoral fuertísimo, que acudió a ponerse la banda presidencial entrando por la puerta de atrás de San Lázaro y que, a la fecha, no ha puesto pie en dicho recinto y que seguramente, en lo que resta de su sexenio, solo creará más problemas nacionales que su antecesor, porque por los compromisos adquiridos para llegar a su presidencia, puede hacer de todo, menos gobernar.

Pues sí, ese tipo de eventos son los que celebran los panistas, yo por mi parte no celebro casi 31,000 muertes en el país, ni miles de mujeres y niños desaparecidos por la trata de personas, ni celebro la muy posible intervención militar estadounidense en el país, ni celebro la repartición del dinero del pueblo en presupuestos de negociación turbia, ni celebro en general, 10 años en donde francamente, si me dieran a escoger, preferiría al PRI que al PAN, 10 años con ellos en el poder ya fueron demasiados.

Tránsito, orígen y destino.

Esta columna la publiqué en sdpnoticias.com el 24 de noviembre de 2010 en honor a una pequeñita que despareció en Tlaxcala hace ya cuatro años. 


Aquí, en este lugar que es un poco más privado, puedo con libertad decir que es por ella, que todos los días lucho. Es por chicas como ella que cada día alzo la voz para que la situación tan terrible de la trata de personas en nuestro país deje de ser la nube negra que ahora nos cubre a varias familias que hemos visto a nuestras niñas salir de casa y nunca más volver.


Para ti Itzel... donde quiera que te encuentres, te recordamos siempre, y seguimos buscándote.


La trata de personas es uno de los delitos que, a mi parecer, atentan en mayor forma contra los derechos fundamentales. No solamente vulnera a la víctima directa, sino que vuelve también víctimas de ese delito a la familia, a la comunidad en la que suceden los hechos y en general, a la sociedad en general.

Debido a la ubicación geográfica de nuestro país, un factor muy importante para ser considerado es que somos un país propicio a la migración, en teres modalidades: somos un país de tránsito de víctimas de este delito, de origen –principalmente de niños y mujeres- que son trasladados a otros países con fines de explotación sexual y laboral y de destino de víctimas que, con los mismos fines, son traídas al territorio nacional.

La trata de personas está tipificada en México en la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, estableciendo en su artículo 5 que cita: “Comete el delito de trata de personas quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o para un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, engaño o el abuso de poder para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre o la extirpación de un órgano, tejido o sus componentes”.

Sin embargo, a pesar de que este delito se encuentra debidamente tipificado, en México se carece de un sistema de seguimiento, información y por supuesto, se carece de estadísticas precisas que permitan conocer la cantidad exacta de personas desaparecidas por este delito, y es de explicarse también, porque seguramente la cifra negra de desapariciones que no se denuncian, es enorme, sobre todo en los casos en los que el crimen organizado tiene altas probabilidades de estar involucrado.

Pues bien, un caso muy particular es el que ha ocurrido en Puebla, que, a pesar de no ser muy  mencionado en épocas recientes, ha alcanzado estadísticas muy preocupantes.

En el mes de diciembre del año pasado, en un artículo de La Jornada, en el cual de daban datos proporcionados por la PGJ, se reveló que desde el 2005, año en el que inició el gobierno de Mario Marín Torres, 3, 323 mujeres desaparecieron en la entidad, dichas cifras indican que en 2005 se denunció la pérdida de 61 mujeres de entre 14 y 29 años. Al año siguiente la cifra aumentó a 137 y en 2007 se disparó a mil 402 mujeres, un incremento de 2 mil 228 por ciento respecto de 2005.

En 2008 se reportaron mil 154 casos. Sólo en el primer trimestre de ese año, Puebla superó a Chihuahua con 256 desapariciones reportadas, mientras en el estado norteño sumaron 40.

En el primer semestre de 2009 la PGJ conoció de la desaparición de 569 mujeres. A la fecha no se han dado a conocer más cifras sobre este asunto en esa entidad en Particular. ¿Y las cifras de ese entonces a la fecha?
Si a la desaparición de mujeres sumamos también la de los niños que desaparecen víctimas de las redes de prostitución infantil, o de su incursión forzada en el mundo de la pornografía, las cifras no conocidas se vuelven alarmantes  y no es un problema nuevo, simplemente el Relator Especial de la ONU en su visita del 2007 informó que en el Distrito Federal hay estimaciones que identifican a más de 20 mil niñas y niños en situación de calle, que enfrentan una alta vulnerabilidad de convertirse en víctimas de trata de personas, explotación sexual comercial, pornografía y prostitución infantil.

También  constató personalmente que en el Barrio de la Merced, en el Distrito Federal, se da la venta de material que contiene imágenes de abuso sexual a menores. Además, identificó la existencia de zonas de alta concentración de niñas y niños víctimas de explotación sexual.

Este es otro problema pendiente por resolverse, un problema que no solamente no se está atacando con la efectividad necesaria por parte de los gobiernos tanto federal como locales, lo más preocupante es que podría asegurar, que ni siquiera los gobiernos conocen la magnitud de este problema que en silencio va destrozando familias y atacando a la niñez y juventud de este país.


Reflexiones Tuiteras

Columna publicada en sdpnoticias.com el 23 de noviembre de 2010

Mientras trataba de decidir algún tema al cual dedicarme en esta columna, me di cuenta que muchísimos de los temas principales que inundan los encabezados de las noticias los hemos leído, todos. Ya hemos leído las historias del gobernador o ex gobernador asesinado, esta vez fue el turno de Silverio Cavazos, que se suma ya a una larga lista de muertes de mandatarios. Hemos ya leído la historia de las narcofosas en Nuevo León, Acapulco, etc. Hemos leído ya y, es más, no nos sorprende que menores de edad se vuelvan sicarios del narco.

Pues lamentablemente, la historia se repite, con diferentes nombres, diferentes victimas, diferentes circunstancias, pero se repite y aparentemente este ciclo vicioso de las historias de trágicas nos tiene atrapados, inmersos en el.

Ante esta problemática, recurro a la memoria de este fin de semana, en el que pude convivir personalmente con un grupo de tuiteros muy interesantes y con ideas muy brillantes. También recuerdo las conversaciones de 140 caracteres que sostuve durante esos mismos días en la red social y llego a la conclusión de que lo que he pensado siempre, es cierto. La única solución para los problemas de este país, se encuentra en su misma población, no en gran parte de su clase política.

Hemos concluido que es hora de que los ciudadanos decidamos cambiar nuestra falta de interés y nuestro exceso de apatía. Es importante y vital para un cambio transformador en este país que demos el primer paso cambiando nuestra manera de pensar, porque si no ponemos en sintonía lo que decimos con lo que pensamos, no será muy fácil poner en sintonía a un país.

En las múltiples votaciones que han acontecido en nuestro país, sobre todo en recientes épocas, el voto mal informado ha llenado las urnas y el abstencionismo ha sellado nuestro destino. Es verdad que contamos con instituciones electorales fallidas y dudosas, pero la única forma de lograr un cambio es con un voto total de la población, que el abstencionismo quede atrás junto con el desanimo, porque contrario a lo que puedan pensar, si todos los mexicanos votaran, sería muy difícil lograr un fraude. Si todos se interesaran en saber por quién votan, sería muy difícil que llegara el peor candidato a los cargos públicos.

No es posible ni es aceptable, que quienes han votado irresponsablemente o quienes no lo han hecho, critiquen ahora un sistema que les abruma y que ha generado tantos problemas. Si a ese hecho se le suma que muchas veces se critica pero no se propone nada o no se actúa para lograr un cambio que en realidad haga una diferencia notable, nos encontramos en severos problemas.

Estamos a pocas semanas de recibir el 2011, ya estamos viendo candidatos destaparse rumbo a cargos gubernamentales en elecciones del próximo año y estamos a nada de saber quienes pretenden contender para el 2012. Se está acercando la hora de demostrar que la única manera de cambiar este país es haciendo valer nuestros votos bien reflexionados y exigiendo lo que es nuestro derecho, ser gobernados por quienes nosotros elijamos y, es más, me atrevería a decir que ya es hora de que aceptemos que somos entes políticos y que actuemos como tales, involucrándonos de manera directa en los procesos electorales.

#ColumnaTuitera: Revolución

Columna publicada el 20 de noviembre en sdpnoticias.com


Gracias a @neoconciencia por el tema y a los tuiteros por elegirlo.

Las revoluciones norteamericana, francesa, mexicana, todas ellas, han sido guerras. Cada una de ellas ha combatido el orden vigente y pretendido hacer nacer un nuevo orden. La primera, después de liberar las provincias norteamericanas de Inglaterra del despotismo monárquico, fundó la nación norteamericana, instauró la democracia formal y con ella la separación de poderes. La herencia de la segunda fue una república formalmente igualitaria, pronto transformada en un imperio que azotó a Europa para convertirla a las virtudes de la igualdad y de la libertad. La tercera engendró el sistema político mexicano y a las instituciones que hoy lo gobiernan.

La permanencia durante más de cuatro décadas en el poder de Díaz, sumado al modo despótico de gobernar, la estatización y confiscación de tierras pertenecientes al bajo estrato social, seguido de la desigualdad económica entre las diferentes matices sociales, unida a la entrada de mercados estadounidenses ante la explotación de yacimientos petroleros mexicanos… dio origen al movimiento revolucionario más importante que ha vivido nuestro país.

Pero en realidad en nuestro país ¿vale la pena celebrar la revolución? Claro que sí. La revolución mexicana fue maderista, villista, zapatista, carrancista, caudillista, constitucionalista e institucionalista, fue del pueblo, para el pueblo y también para nosotros.

El orden actual de nuestra Nación emana directamente de esta guerra y, a pesar de la deficiencia que presentan actualmente las instituciones nacidas de la revolución, a mi parecer aún son rescatables, porque el problema no recae en la organización del Estado y los niveles de gobierno, no depende de la integración del Congreso de la Unión, ni está en las letras de la Constitución, el problema surgen en las personas que dirigen esas instituciones, en las que ocupan esos cargos. Recae en los que votamos sin estar informados de quiénes son y qué han hecho los candidatos y también de aquellos que se abstienen del voto, porque con esto ocurre lo que ya conocemos, las peores personas llegan al poder y asignan en los puestos importantes a quienes no deberían ocuparlos.

Es ahí donde la revolución, aquella que viajó en ferrocarriles, a la que le cantaban los corridos, la que se sostuvo con el valor de muchos mexicanos, se pierde en el olvido de la alta traición de los actuales funcionarios y de los mexicanos que permitimos que así sea hecho.

Basta citar como ejemplo Ciudad Juárez, aquella maravillosa ciudad que tras su ocupación por las fuerzas anti-porfiristas, logró que el dictador presentara su renuncia y se exiliara en Francia. Ahora esta ciudad se encuentra bajo el yugo constante de balas, drogas, muertes silentes que agravian a la comunidad local, a la internacional pero que a pesar del rechazo general que todos sentimos ¿qué ha generado en la comunidad nacional?

Nunca, en la historia de nuestro país, habían ocurrido tantas muertes sin una declaratoria de guerra que las justificara. Nunca en nuestro país la corrupción había llegado a tales escalas. Nunca en nuestro país los medios de comunicación se habían erigido en gobierno. Nunca en nuestro país hubo tanto desempleo, desesperanza, miedo y desinterés social como ahora.

Los mismos motivos que dieron origen a la revolución hace 100 años se encuentran presentes en nuestra vida, México, indudablemente se encuentra al borde de un colapso revolucionario que se presenta con dos opciones: la primera es crear una revolución de conciencias que permita transformar nuestro país de persona en persona, que permita que el pueblo mexicano despierte, que recuerde que a pesar de parecer lo contrario, vivimos en un país democrático, que puede exigir cumplimientos, reclamar lo que le pertenece y sancionar en las urnas. La segunda revolución es mucho más peligrosa. Es aquella que nacerá fruto del rencor, del hambre, de la desventura, del miedo y esa revolución es una guerra que no sabemos qué destino nos depare.

Aún estamos a tiempo de cambiar nuestro presente y legar un mejor futuro para las generaciones por venir, aún no podemos decir que vivimos en un Estado fallido. Estamos muy cerca del precipicio, y sí, nuestro país tiene muchos problemas, pero aún podemos recobrar el buen camino y hacer que todo marche en la dirección correcta. México sigue siendo un territorio noble, un buen pueblo y sigue teniendo buenas instituciones, que merecen ser dirigidas por gente buena, por gente que no ha olvidado lo que significa la revolución.

“Despierten ya, mexicanos, los que no han podido ver, que andan derramando sangre por subir a otro al poder. Ya con esta me despido, porque nosotros nos vamos; aquí termina el corrido, despierten ya, mexicanos.”

Corrido Revolucionario de 1910

Cocina Mexicana

Columna publicada en sdpnoticias.com el 19 de noviembre de 2010

El pasado martes 16 de noviembre, la comida mexicana fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) junto con la pirekua (canto tradicional purépecha) y Los Parachicos, la fiesta tradicional de enero en Chiapa de Corzo, Chiapas.

Me tomo la libertad de hablar en particular de una de estos tres distinguidos patrimonios por ser el que da mucha relevancia a nuestro país y a su gente.

La cocina tradicional mexicana es un modelo cultural completo que, de acuerdo con la UNESCO, comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos y técnicas culinarias, así como costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales.

Es verdad, la comida mexicana resume en su existencia, los colores, el aroma, los sabores, las texturas y la maravillosa espontaneidad de nuestro país y su gente.

Maíz, frijol y chile, los elementos básicos del sistema. Los acompañan métodos de cultivo como  la milpa y la chinampa, procedimientos como la nixtamalización e imprescindibles instrumentos como el molcajete, metate y molinillo.

México cuenta con una amplia diversidad de productos: del mar, el desierto, la sierra. La diversidad es tan amplia que la comida del norte no es igual a la del centro, ni a la del sureste. El Golfo de México y el Pacífico tienen amplias diferencias culinarias y todas, representan la diversidad de la población que habita el país.

El reconocimiento de la comida mexicana como patrimonio intangible de la humanidad, no solo distingue a la cocina y sus ingredientes, sino a la vida de los mexicanos que, desde tiempos ancestrales los han combinado mezclando en mágicas recetas la vida de una comunidad, sus tradiciones, sus luchas, sus descubrimientos, sus triunfos y su historia.

Si hay una cocina que sea auténtica, que represente el patrimonio cultural del pueblo que la ha creado, que inmediatamente traiga a la mente el país que le ha dado cuna, es la cocina mexicana y ojalá, por muchos años más, la cocina mexicana sea así, mexicana.

Presupuesto de Egresos de la Federación Parte II

Columna publicada en sdpnoticias.com el 18 de noviembre de 2010


El PEF 2011, no solamente se encontró rodeado de particularidades durante su discusión, sino que, ya aprobado, revela diversos datos que son de interés general pero que pueden haber pasado desapercibidos por las personas, por ejemplo:

El gasto militar y de seguridad supera al de salud y desarrollo social.

Según el Presupuesto de Egresos 2011, el Presidente de la Suprema Corte de México ganará 499 mil 124 pesos brutos al mes.

 Los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral ganarán en el 2011 491 mil pesos brutos al mes. Los consejeros electorales al IFE ganarán mensualmente 246 mil 31 pesos; los magistrados del tribunal electoral obtendrán al año una percepción bruta de 5 millones 892 mil 778 pesos, que incluye salarios y prestaciones. Los secretarios de Estado ganarán 196 mil 847 pesos mensuales.

Pero, más interesante es si se compara el PEF del 2010, con el del 2011, específicamente en lo relativo al sueldo de calderón. Para que puedan acompañarme en el análisis de esta parte tan importante, solicito abrir los dos links siguientes, en los cuales pueden revisar los anexos aprobados para ambos ejercicios fiscales, en ambos documentos es el anexo 16.1.3.


Si comparamos ambos documentos, en la sección Remuneración Anual Total Neta (RTA), veremos que en el año 2010 fue de $2,949,392. En el presupuesto aprobado para el 2011 la cantidad es de $2,964,665 lo que representa un aumento del 3%.

Sin embargo, la sección más importante, es la que se encuentra en las percepciones extraordinarias, las que en el 2010 fueron por $688,284 y que para el 2011 serán de $813,427; lo que genera un aumento del 18%, que sumado al aumento del RTA da un incremento total de 21% al sueldo del ejecutivo federal.

Aún con más detalle, si observamos la tasa del Impuesto Sobre la Renta retenido, vemos que en el 2010 para el presidente fue de 28%, siendo que las reformas fiscales para ese mismo año decretaron que debía ser de un 30%, que todos los demás mexicanos han tenido que pagar. Dicho “error” ha sido enmendado en el PEF del 2011.

De esta forma podemos ver que la Secretaría de Hacienda no necesariamente está hablando con la verdad al decir que no se aumentó el sueldo a Calderón, los mismos anexos de los presupuestos desmienten estas declaraciones.

Por otra parte, me parece muy importante mencionar que este presupuesto, contrario a lo que han dicho, no fue aprobado por todas las fuerzas políticas. Las fuerzas políticas son una totalidad, y mientras algunos diputados integrantes de las bancadas disientan en el sentido de los votos de la mayoría, no se puede decir que todas las fuerzas políticas lo aprobaron, pues sería tanto como hablar de unanimidad, lo cual no hubo.

Así que me tomo la molestia de enunciar a los 13 valientes diputados que no votaron a favor de este penoso y arbitrario presupuesto:

Por el PRI: Miguel Ángel García Granados y Francisco Ramos Montaño; por el PRD Ramón Jiménez López, Adán Augusto López Hernández, Feliciano Rosendo Marín Díaz y Balfre Vargas Cortéz; por el PT Jaime Fernando Cárdenas García, Laura Itzel Castillo Juárez, José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, Juan Enrique Ibarra Pedroza, Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, Teresa Guadalupe Reyes Sahagún y Mario Alberto Di Costanzo Armenta, a quién de manera especial dedico esta columna ya que personalmente se tomó el tiempo de explicarme algunos detalles de la misma.

Podemos rescatar de entre 500 diputados a 13 que en realidad dieron la cara por los mexicanos, a sabiendas de que el mayoriteo sería tan terrible como lo fue y, entre esa inmensa mayoría, tenemos a casi todos los “izquierdistas” que junto con la derecha han aprobado un presupuesto que logrará que las cosas sigan tan mal como en este año… si bien nos va.

Presupuesto de Egresos de la Federación Parte I

Columna publicada en sdpnoticias.com el 17 de noviembre de 2010


La sesión inició con la inconformidad del Partido del Trabajo (PT) por el acuerdo del formato para la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2011.

El legislador Jaime Cárdenas, dijo que son muchos los requisitos para presentar una reserva, además de que se restringió a sólo tres oradores a favor y un tanto igual en contra, cuando el Reglamento permite hasta seis oradores en cada uno de los sentidos, por lo cual hizo público su reclamo.

Por supuesto, como era de esperarse, un miembro de Acción Nacional salió en la defensa del dictamen, Carlos Alberto Pérez Cuevas, mencionó y defendió el intenso trabajo que han realizado los legisladores para tener el dictamen del PEF, y el petista, Gerardo Fernández Noroña, mediante un muy buen acto de prestidigitación educativa, explicó a dónde había ido a parar el dinero del presupuesto. Comparto el link: http://www.youtube.com/watch?v=6dARjM_9YPM

En el uso de la tribuna le siguió su compañera de bancada, Laura Itzel Castillo, quien acusó de “agachones” a los diputados y diputadas que no se opusieron a un Presupuesto que “no responde a las necesidades de la nación”.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Luis Videgaray, argumentó que el dictamen promueve la austeridad, incluye un recorte de 40 mil millones de pesos de gasto corriente, obliga a los tres órdenes de gobierno a un gasto más transparente, con información detallada y a tiempo. Bueno, difiero, pero tenía que citar lo que el diputado presidente de la comisión dijo.

En una nota maravillosa, he de reconocer la valentía del diputado Miguel Angel García Granados, del PRI, que calificó como “Presupuesto del agandalle” ya que la Secretaría de Hacienda no permitió modificaciones necesarias y prevalecieron consignas partidistas, que buscaban intereses propios y no el beneficio del país.

Una nota diferente y por lo menos, relajante, fue el toque farandulero que transcurrió entre las reservas y discusiones. El saco boliviano del diputado Noroña, se volvió un protagonista en San Lázaro, ya que llamó mucho la atención de la bancada del PAN al grado de mencionarlo en plena sesión… y bueno, sobra decir que en twitter se volvió todo un tema de discusión. Sin embargo es un triste caso que le den tanta importancia a tan lindo saco y no al presupuesto.

Otro tema fue sin duda alguna el punto cumbre de la discusión, la propuesta del diputado Di Costanzo para que el personal que labora en la Cámara de Diputados, contratada bajo el régimen de honorarios, pudiera contar con seguridad social. Este tema, recibió un apoyo casi total por parte de todos los legisladores, salvo algunas ignominiosas excepciones, pero me parece que recibió el respaldo mencionado, ya que se solicitó por parte del mismo diputado que lo propuso, que se votara nominalmente, y no de forma económica.

Se aprobó y se votará al final del análisis que, hasta estos momentos continúa, pero no puedo evitar preguntarme, si la votación hubiese sido económica, ¿todos los diputados habrían aceptado otorgar seguridad social a los mismos trabajadores que les ayudan en el día a día?

Hasta el momento, la discusión continúa, así que tendremos que ver en qué acabó el asunto de los artículos reservados en unas horas más, mientras tanto, esta escritora desvelada se despide, mandando saludos a los diputados que se esfuerzan por trabajar, a los lectores que se desvelaron viendo la sesión, al saco y la farándula y dejando en suspenso narrativo  los recesos, los amarres y en general, la aprobación de un presupuesto que al país, nuevamente le queda corto.


jueves, 7 de abril de 2011

Privatización S.A.

El artículo 27 Constitucional en su párrafo sexto, versa: “Corresponde exclusivamente a la Nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la Nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines.”

En 1992, siendo presidente de la República Carlos Salinas, se reforma el artículo 3° de la ley reglamentaria de la constitución en torno a la energía eléctrica, para definir, lo que NO era el “servicio público” que cita el artículo 27 constitucional, de tal forma que la modificación a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, de las cuales cito:

“No se considera servicio público:
I.- La generación de energía eléctrica para autoabastecimiento, cogeneración o pequeña producción;
II.- La generación de energía eléctrica que realicen los productores independientes para su venta a
la Comisión Federal de Electricidad…”

Al definir lo que “no se considera servicio público”, se abrió la puerta a la inversión privada, de forma que en el año 2000 el sector privado producía un .4% de la energía eléctrica del país y, a partir del sexenio de Fox, a la fecha, el sector privado produce el 40% de dicha energía.

Como estrategia para evitar el aumento de la fuerte deuda que tiene la CFE, ha recurrido a la compra de energía a empresas privadas, pero esta misma actividad amplía la deuda de CFE y no sólo esto, es una deuda generada por privados que se vuelve pública. También es importante señalar que los contratos que celebra con dichas empresas, tienen una duración de 30 años, en los cuales se establece un precio fijo inamovible, así como medidas precautorias con respecto al costo del Gas Natural, combustible mediante el cual general la energía eléctrica.

Lo cual nos lleva al segundo problema en los recursos energéticos del país, el gas natural, debido a la escasa inversión que ha hecho el país en exploración e investigación para generarlo, tiene que ser importado de forma que, a la deuda eléctrica, se suma la deuda por el gas y los costos de importación del mismo.

Esto mismo está sucediendo con el petróleo, poco a poco se pretende que las empresas privadas puedan dedicarse a su explotación. ¿Sabían que producir un barril de petróleo cuesta 6 dólares, y se vende a 52 dólares? Impresionante retribución económica sería que México contara con la infraestructura necesaria para producir, refinar y exportar crudo y sus derivados.

La privatización calladita y bajo la mesa de las principales fuentes de energía de nuestro país ha sido tremenda en los últimos años. La privatización en nuestro país siempre ha representado muchos fracasos, números rojos y los pocos número negros que aparecen, no son para beneficio de la nación.

Como ejemplo basta recordar la privatización de la banca, que trajo como compañera a la terrible catástrofe de 1995, sino a la desnacionalización completa de la misma. Por no mencionar las 21 comisiones que no cobran a sus clientes en sus países de origen y los malos servicios que en este país, prestan las mismas.

A modo de conclusión de esta columna, cito un fragmento de un ensayo del 2006, que aún tiene vigencia hasta estas fechas, relativo al asunto: “…El programa económico que defienden cerradamente las élites económicas nacionales y del extranjero más conservadoras con fuerte presencia en México no deja lugar a dudas: el neoliberalismo y su segunda generación de reformas estructurales, vale decir, la apertura del sector energético al capital privado nacional y extranjero, la reforma laboral para abrir el camino al abaratamiento de contrataciones y despidos de trabajadores, la reforma fiscal (sobretodo la de PEMEX, para abrirle curso a los esquemas privatizadores), pero especialmente la mercantilización creciente de los sectores educativos, de la salud y de la seguridad social (mediante la profundización de los esquemas privados de pensiones), para de una vez por todas derribar el de por sí precario Estado de bienestar y abrir esos campos a terrenos jugosos de ganancias privadas…” (Álvarez Béjar, 2006).

Llamas, nuevamente

Columna publicada en www.sdpnoticias.com el 11 de noviembre de 2010



Otra prueba de fuego para el gobierno federal, literalmente. El día de ayer seis empleadas de la tienda departamental Coppel ubicada en la calle de Miguel Hidalgo, a dos calles de la Presidencia Municipal en el centro de Culiacán, Sinaloa, fallecieron en un incendio del cual no pudieron escapar.

Las víctimas: Carmen Selene Moreno, de 36 años; Ariana López Soto, de 26 años;  Verónica Picos Bastidas, de 22 años; Claudia Janeth Hernán Delgado, de 25 años; Perla Zapata, de 25 años y Rosa Imelda Celis, de 28 años.

Pero como si esto no fuera suficiente tragedia, como en toda historia creada con la irresponsabilidad como protagonista, tenemos que agregar otro factor: la avaricia económica.

Es muy probable que la vida de estas jóvenes mujeres se hubiese salvado, de no ser por la inhumana actitud de los dueños de la tienda, quienes para “evitar robos” durante el inventario de mercancías, dieron la orden de encerrar al personal, con la intención de abrir al día siguiente, como lo hacen en muchas de las tiendas de esta cadena que se distribuye a nivel nacional.

Finalmente se comprueba que las tiendas departamentales Coppel, efectivamente se dedica al comercio, lamentablemente en este caso, comerciaron vidas humanas a cambio de bienes materiales, que finalmente acabaron perdidos entre las llamas, al igual que estas seis mujeres.

Adán Sinagawa, comandante del Heroico Cuerpo de Bomberos, fue muy claro cuando señaló que la única salida de emergencia del lugar se encontraba cerrada con varios candados. Por su parte, el subprocurador de justicia del Estado, Martín Robles Armenta, corroboró que los indicios y testimonios recolectados demuestran que es verdad que los accesos se encontraban cerrados con cortinas metálicas y candados.

¿Quién dio la orden de cerrar las cortinas? ¿Quién obliga a trabajar a los empleados encerrados y en jornadas de toda una noche sin las condiciones mínimas de seguridad necesarias para ello? ¿En cuántas tiendas de esta cadena se realiza la misma operación? ¿Cuántos accidentes “menores” se han presentado durante los inventarios de encierro? ¿Cuánto se les paga a los empleados que participan en estas actividades? ¿Se respetan sus derechos laborales?

Este hecho pone en evidencia la falta de responsabilidad de los servidores públicos del Estado y nuevamente, del gobierno federal, ya que esta situación no solo se presenta en Sinaloa, sino en otros Estados del País pero, aunque duela reconocerlo, también pone en evidencia a todos y cada uno de los que, a sabiendas de las condiciones inhumanas en las que trabajaban estas empleadas, han guardado silencio.

Nuevamente han muerto personas inocentes en un incendio, causado por la negligencia de alguien en cumplir con sus responsabilidades y motivado por intereses económicos que siempre se han puesto por encima de la vida de los mexicanos. Esperemos que a diferencia del caso ABC, en este sí se imparta justicia.

Determinación y valor.

Columna publicada en www.sdpnoticias.com el 10 de noviembre de 2010

A pocas semanas de que Marisol Valles García se hiciera cargo de la jefatura de la policía del municipio Práxedis G. Guerrero, dos mujeres más han tomado la decisión de hacerse cargo de dos comisarías, ambas del Estado de Chihuahua.

Verónica Ríos Ontiveros ha sido electa comisaria en El Vergel, mientras que Olga Herrera Castillo se encargará de los mismos asuntos en el poblado Villa Luz. Ambas mujeres, son amas de casa, quienes han decidido “ayudar a su pueblo”, como lo dijo Herrera Castillo.

La dimensión de los problemas delictivos en el Valle de Juárez, ha dejado hasta el momento, cinco poblados en los cuales las elecciones para elegir comisarios se declararon desiertas, porque ningún habitante de ellas se registró como candidato para ocupar dichos lugares.

Aún a pesar del miedo que genera la ola de violencia que sacude la región, causado por diversos delitos, entre los que destacan los secuestros e incendios a los pocos negocios que existen en estas pequeñas regiones, ambas han decidido aportar sus deseos de servir y mejorar las comunidades en las que viven.

Probablemente se preguntarán qué cualidades pueden tener una estudiante de 20 años y un par de amas de casa, que hagan la diferencia en una zona en la que la violencia se ha vuelto una forma de vida. A mi parecer, cuentan con dos realmente importantes: determinación y valor.

Alfred Victor de Vigny, escritor francés, dijo algo que me vino a la mente al pensar en estas mujeres: “Las personas fuertes crean sus acontecimientos; las débiles sufren lo que les impone el destino.”

He sido duramente criticada por mi rechazo a la estrategia del gobierno federal de llevar a las calles y a la vida diaria de la gente una lucha entre las fuerzas armadas y los cárteles del país. Se me ha preguntado si prefiero a los narcos en las calles que al ejército, la respuesta por supuesto es no, lo que si preferiría es ver caminando sin ningún problema en esas mismas calles a todas las personas que han muerto a la vuelta de la esquina, en sus jardines, en sus puertas, en el interior de sus casas, en las paradas de los camiones, etc.

La importancia del ejército en la vida nacional y en la seguridad de los mexicanos es innegable, pero me parece una estrategia muy peligrosa acabar con las organizaciones delictivas pagando el altísimo precio de la sangre de los mismos compatriotas que se derrama sin lograrse el objetivo buscado: la droga sigue en las calles, los cárteles aún persisten, se reorganizan y es más, se abre plaza a unos, aniquilando a otros.

Pienso que esta estrategia es fallida, porque las balas no son las que detendrán el narco y mejorarán el país, son las personas como Marisol, Verónica, Olga y muchos otros que en el diario vivir muestran que con determinación y valor se crean los acontecimientos de nuestras vidas y que podemos dejar de ser víctimas de un destino que por apatía, desinterés o simple miedo a pensar de forma diferente a los demás, nos es impuesto.

Sangre por sangre nunca ha sido, ni es, ni será la mejor forma de acabar con consecuencias si no se busca solución a los problemas de fondo. Para derrumbar un edificio en ruinas, es necesario hacerlo desde los cimientos.

Solamente por medio de actos no violentos organizados, puede vencerse a la violencia organizada, de todos tipos y a todos niveles. Esto ya ha sucedido en otras partes del mundo, ¿por qué en México no ha de ser posible?

A leer se ha dicho

Columna publicada en www.sdpnoticias.com el 08 de noviembre de 2010.



De acuerdo a estadísticas publicadas por CONACULTA, al menos 30% de las librerías del país desaparecieron en los últimos 15 años, y de 2004 a la fecha se concentra la mitad de los cierres.

En México las personas leen en 365 días un promedio de 2.9 libros, y en general, el el 33.5% de los mexicanos no consultó un solo libro en todo el año. 10% leyó más de 11 textos, casi uno al mes.

Proporciones casi iguales en gusto y disgusto: al 15.4% de los connacionales les gusta mucho leer y al 33.3% sólo les gusta, en contraparte al 36% al que le gusta poco y el 15.3% al que no le agrada hacerlo.

Con estas estadísticas podemos ver que a la mayoría de los mexicanos no sólo no les gusta leer, no les gustan los libros ni siquiera en calidad de cosa, no les encuentran utilidad ni para substituir una patita desvencijada de algún mueble.

Otras estadísticas que provienen de la OCDE y la Unesco en su estudio “Hábitos de lectura”, se le otorga a México el lugar 107 en una lista de 108 países considerados. Según esos estudios, el mexicano promedio lee 2.8 libros al año, hay sólo una biblioteca pública por cada quince mil habitantes y el cuarenta por ciento de los mexicanos nunca ha entrado, ni por error, a una librería.

Pero no todo es culpa del mexicano, la lectura simplemente en muchos casos es un reflejo del mal sistema educativo del país. Para muestra un botón, si usted que está leyendo hace memoria, ¿cuántos de sus compañeros de preparatoria o licenciatura acudían frecuentemente a bibliotecas, librerías, etc.? Me imagino que no muchos. ¿Cuántos de los maestros se esforzaban por exigir con sus clases la lectura de diversos libros o la investigación profunda en las bibliotecas? Si en el nivel medio-superior nos cuesta trabajo recordar a más de 5 compañeros que lo hacían, en nivel básico es aún menor el índice.

Y pueden estar pensando que la situación económica del país no está para andar comprando libros, es verdad, la situación es bastante preocupante, y si hay lugares en los que las personas apenas tienen para comprar alimentos, muchísimo menos tendrán para comprar libros y ni hablar de encontrar una biblioteca cerca de sus casas. Pero esa es harina de otro costal.

Yo hoy le escribo a usted, que tiene acceso a internet, que tal vez tenga un iPhone o un Black Berry o digamos, medios suficientes como para poder disponer de un poco de dinero para comprar un libro de vez en cuando. ¿Ha visitado alguna biblioteca en los últimos dos meses? ¿Ha acudido a alguna librería a comprar algún libro? ¿Ha utilizado el internet como medio de lectura de periódicos, revistas, libros electrónicos, etc.?

Si la respuesta es sí, lo felicito, está entre el 15.4% de los lectores mexicanos. Si la respuesta es no, pues ya sabe en qué sector se ubica, pero no se preocupe, para todo en este mundo hay solución menos para la muerte.

El día de hoy yo agradezco mucho a mi abuela, una señora maravillosa que me enseñó a leer a los 4 años y que tuvo el gran atino de regalarme un libro en cada cumpleaños. Sin ella, probablemente no sería lo que soy porque definitivamente “somos lo que leemos.”

Y para empezar a ser mucho más de lo que ya somos e incentivar un poquito a aquellos a quienes no les guste mucho la lectura, les sugiero algunos libros de esos que me regaló la abuela:

1.       El Principito – Antoinde de Saint Exupéry (primer libro que leí en la vida)
2.       Momo – Michael Ende
3.       Orgullo y Prejuicio – Jane Austen
4.       El Cantar de los Nibelungos - Poema épico anónimo.
5.       La Odisea - Homero
6.       100 Años de Soledad – Gabriel García Márquez
7.       El Evangelio Según Jesucristo – José Saramago
8.       La Madre – Máximo Gorki
9.       Crimen y catigo – Fiódor Dostoyevski
10.   De Noche Vienes – Elena Poniatowska
11.   El Llano en Llamas – Juan Rulfo
12.   Breve Historia de México – José Vasconcelos
13.   Veinte Poemas de Amor y Una Canción Desesperada -  Pablo Neruda
14.   Grandes Esperanzas – Charles Dickens
15.   La Metamorfosis – Franz Kafka

Prometo que la mujer tenía buenos gustos, confíen en la abuela, era bastante sabia. Casi todos los consiguen en librerías de libros viejos, a muy buen precio sin que el dinero se vuelva una complicación o, por supuesto, en internet sin costo alguno.

Hagamos del país un algo mejorcito con nuestras lecturas diarias, así también se hace patria.