Seguidores

jueves, 18 de octubre de 2012

Porque soy capaz de sentir.

Hace semanas alguien me preguntó qué seguía después de la marcha y el performance, porque ha habido muchos y nada sucede. Resulta que intenté contestarle y por cosas de Slim, el iPhone nunca publicó la respuesta.

Pues bien, me he decidido a responderle a ella y a platicar con ustedes, después de 65 mil muertos, aunque siempre he manifestado mi repudio a esta estúpida y mal llamada "guerra", que y
o catalogaría como genocidio.

Vivimos en el México en donde una muerte no hace ya ninguna diferencia, donde 14 o 15 cuerpos con obvias señales de tortura que han sido abandonados en la carretera ya no nos sorprenden. Vivimos en el México donde un fraude vale millones de pesos y la vida de un niño o niña que es arrebatada en el fuego cruzado entre el ejército y los traficantes no vale ni siquiera una nota en un diario o la indignación de miles.

Ciertamente una marcha y un performance no resuelven ni ponen fin a la situación. Nada nos va a regresar a quienes nos han quitado. Nada nos va a regresar a aquellas personas que seguimos esperando por las noches sin que vuelvan a casa. Nada va a borrar ese dolor y jamás México volverá a ser el México de 2006.

Sin embargo, me atrevo a hacer la siguiente pregunta: ¿El silencio y el conformismo nos devolverá lo que nos robaron y nos va a dar dignidad?

El 20 de octubre yo voy a marchar para rendir honor a esos más de 65 mil muertos que son nuestros, sea que nos quitaran a alguien de la familia, o que seamos capaces de sentir la indignación y el dolor que deberíamos como mexicanos. El 20 de octubre yo no me voy a quedar callada, porque desde la trinchera jurídica apoyé el juicio a Calderón, porque desde que llegó he denunciado el fraude, porque jamás lo acepté como presidente, porque 6 años de lucha han pasado y no voy a cejar en el último minuto.

El 20 de octubre voy a marchar porque mi silencio no va a ser cómplice de este gobierno asesino, voy a marchar porque jamás me van a ver de rodillas rendida ante la injusticia, voy a marchar porque sigo buscando a alguien que jamás regresó a casa, voy a marchar porque todos los que hemos sido heridos por esta guerra somos ahora hermanos y porque codo a codo, como diría Benedetti, somos mucho más que dos.

Si ustedes son capaces también de sentir el dolor de una madre que jamás verá de nuevo a sus hijos, o el de un padre que lloró a su hijo asesinado mientras esperaba el autobús, o el de 49 familias que fueron destrozadas cuando sus hijitos morían quemados en una guardería, o el miedo de niños que cantan sobre gotas de chocolate que caen del cielo mientras las balas atravesaban su salón de clases entonces, ustedes también deben marchar y sumarse a este silente grito de indignación.

Si ustedes son capaces de sentir, de amar, de recordar y de luchar sin descansar por un México mejor entonces por paz, justicia, vida y dignidad, los invito a marchar este sábado.

3 comentarios:

  1. No soy de la idea de las marchas aunque tampoco mal a quienes las hacen como la mayoría de la gente, voy con AMLO, pero por ejemplo, los maestros lejos de atraer adeptos los alejaron, esta dmostrado ene este país que si la gente ve años de su mismo nivel negarles el paso, se enfurecen y odian, sin embargo si la "autoridad" niega el paso hasta agachan la cabeza, considero que el bloqueo debe de ser con los de arriba, esdecir boicotear a las empresas dejando fe consumir sus productos, ya que estas empresas son las que deciden como administrar este país, sin embargo lo que domina en este jodido (pueblo la apatia y la flojera, quizá por ahíi debemos de eempezar

    ResponderEliminar