Seguidores

jueves, 18 de octubre de 2012

Porque soy capaz de sentir.

Hace semanas alguien me preguntó qué seguía después de la marcha y el performance, porque ha habido muchos y nada sucede. Resulta que intenté contestarle y por cosas de Slim, el iPhone nunca publicó la respuesta.

Pues bien, me he decidido a responderle a ella y a platicar con ustedes, después de 65 mil muertos, aunque siempre he manifestado mi repudio a esta estúpida y mal llamada "guerra", que y
o catalogaría como genocidio.

Vivimos en el México en donde una muerte no hace ya ninguna diferencia, donde 14 o 15 cuerpos con obvias señales de tortura que han sido abandonados en la carretera ya no nos sorprenden. Vivimos en el México donde un fraude vale millones de pesos y la vida de un niño o niña que es arrebatada en el fuego cruzado entre el ejército y los traficantes no vale ni siquiera una nota en un diario o la indignación de miles.

Ciertamente una marcha y un performance no resuelven ni ponen fin a la situación. Nada nos va a regresar a quienes nos han quitado. Nada nos va a regresar a aquellas personas que seguimos esperando por las noches sin que vuelvan a casa. Nada va a borrar ese dolor y jamás México volverá a ser el México de 2006.

Sin embargo, me atrevo a hacer la siguiente pregunta: ¿El silencio y el conformismo nos devolverá lo que nos robaron y nos va a dar dignidad?

El 20 de octubre yo voy a marchar para rendir honor a esos más de 65 mil muertos que son nuestros, sea que nos quitaran a alguien de la familia, o que seamos capaces de sentir la indignación y el dolor que deberíamos como mexicanos. El 20 de octubre yo no me voy a quedar callada, porque desde la trinchera jurídica apoyé el juicio a Calderón, porque desde que llegó he denunciado el fraude, porque jamás lo acepté como presidente, porque 6 años de lucha han pasado y no voy a cejar en el último minuto.

El 20 de octubre voy a marchar porque mi silencio no va a ser cómplice de este gobierno asesino, voy a marchar porque jamás me van a ver de rodillas rendida ante la injusticia, voy a marchar porque sigo buscando a alguien que jamás regresó a casa, voy a marchar porque todos los que hemos sido heridos por esta guerra somos ahora hermanos y porque codo a codo, como diría Benedetti, somos mucho más que dos.

Si ustedes son capaces también de sentir el dolor de una madre que jamás verá de nuevo a sus hijos, o el de un padre que lloró a su hijo asesinado mientras esperaba el autobús, o el de 49 familias que fueron destrozadas cuando sus hijitos morían quemados en una guardería, o el miedo de niños que cantan sobre gotas de chocolate que caen del cielo mientras las balas atravesaban su salón de clases entonces, ustedes también deben marchar y sumarse a este silente grito de indignación.

Si ustedes son capaces de sentir, de amar, de recordar y de luchar sin descansar por un México mejor entonces por paz, justicia, vida y dignidad, los invito a marchar este sábado.

miércoles, 3 de octubre de 2012

PROPUESTA A LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL CON RELACIÓN A LA ACTUACIÓN DEL DIPUTADO ADOLFO ORIVE BELLINGER EN LA DISCUSIÓN DE LA REFORMA LABORAL






Hechos

El 1º de septiembre de 2012, la Cámara de Diputados recibió de parte del Ejecutivo Federal  la Iniciativa con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo con carácter de preferente de acuerdo a la reforma constitucional recientemente publicada.

El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo designó al Diputado Adolfo Orive Bellinger como integrante de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, que sería la encargada de elaborar, discutir, votar y aprobar el dictamen sobre dicha iniciativa en el plazo establecido de 30 días naturales a partir de su recepción.

La Comisión de Trabajo se constituyó en sesión permanente para la discusión de la iniciativa sobre reforma laboral. El miércoles 26 de septiembre la mayoría de dicha Comisión aprobó en lo general el dictamen y se abocó a la discusión en lo particular de los 261 artículos impugnados.

El viernes 28 de septiembre de 2012 se discutió la reserva de la fracción IX del artículo 371 del proyecto de Dictamen a la Iniciativa del Ejecutivo Federal con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, a fin de integrar el método del voto libre, universal, directo y secreto en la elección de la directiva del sindicato, medida que había sido suprimida en el proyecto de dictamen elaborado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

La reserva fue desechada por 16 votos en contra por 14 a favor. De haber sido negativo el voto del diputado Orive, se hubiera producido un empate, cuyo trámite está contemplado en el Reglamento de la Cámara de Diputados en el artículo 191, numeral 4, relativo a los votos sobre los dictámenes en las comisiones:

“4. En caso de empate, se llevará a cabo el procedimiento establecido en el artículo 45, numeral 7 de la Ley”.

La disposición de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos a la que remite el Reglamento establece:

“7. Las comisiones tomarán sus decisiones por mayoría de votos de sus miembros. En caso de empate en la votación de un proyecto de dictamen o resolución deberá repetirse la votación en la misma sesión, y si resultare empate por segunda vez, se discutirá y votará de nuevo el asunto en la sesión inmediata, pero si aquél persistiere, el asunto será resuelto en definitiva por el Pleno, dando cuenta de ambas posiciones, escuchando a los oradores a favor y en contra que determine el Presidente de la Mesa Directiva y conforme a las reglas del debate que rigen a la Asamblea”.

Por ello, un voto en sentido negativo hubiera conducido a la posibilidad de un consenso en la Comisión para lograr una votación mayoritaria que superara el empate, situación donde se hubiera podido obtener un avance sobre la transparencia y la democracia sindical.

Adicionalmente, el viernes 28 de septiembre de 2012, el Diputado Orive envió oficio referente a la votación de la reserva de la fracción IX del artículo 371 del proyecto de Dictamen a la Iniciativa del Ejecutivo Federal con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo.

Ello a sabiendas de que el artículo 86 del Reglamento de la Cámara de Diputados expresa un principio general de la dinámica de las Comisiones: “Las diputadas o los diputados no podrán cambiar el sentido de su voto plasmado en el dictamen, ni retirar su firma”.

Asimismo, otras disposiciones del Reglamento establecen:

“Artículo 190.

1. Los diputados y diputadas manifestarán su decisión, en torno a un asunto determinado cuando emitan su voto.

(…)

Artículo 191.

1. Los diputados y diputadas deberán expresar su voto en un dictamen colocando a un lado de su nombre, firma autógrafa y el sentido de su voto o bien, deberán manifestar su abstención”.

Como es dable inferir del procedimiento legislativo, las reservas tienen por objeto adicionar o modificar un artículo en lo particular cuyo contenido se impugna, por lo que el plazo para efectuar cualquier tipo de expresión es solamente durante la discusión y votación del artículo impugnado, cuya conclusión formal es al momento de firmar el dictamen en cuestión.

Asimismo, dado que el voto era determinante para la aceptación o el desechamiento de la reserva en cuestión, dejar sentado por escrito un voto distinto no tiene consecuencia formal o material, puesto que de haberse hecho en tiempo y forma, se  modificaría el sentido del texto discutido, votado y aprobado en la Comisión de Trabajo y Previsión Social

Por si fuera poco, el escrito de aclaración del diputado Orive fue recibido a las 19:11 en la Comisión de Trabajo, hora en la cual la sesión del Pleno de la Cámara de Diputados ya llevaba más de tres horas de deliberación acerca de un dictamen donde se reflejó el sentido de la votación de la reserva.


Consecuencias

Inexplicablemente, este martes 2 de octubre de 2012 aparecieron sendos desplegados, a nombre del Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo y del propio Dip. Orive, en los diarios La Jornada y Reforma, respectivamente.

En ellos se expresa que “por acuerdo parlamentario” el diputado Orive “aclaró el voto en contra que emitió a la reserva de la fracción IX del artículo 371 del dictamen a la iniciativa de reforma laboral, lo cual “se hace constar en el documento que fue enviado al Presidente de la citada Comisión, Carlos Aceves del Olmo horas más tarde de haberse dado la votación al interior de la misma”. Se insiste en que el diputado Orive votó a favor de la misma reserva en la sesión del pleno de la Cámara de Diputados

No existe ninguna atribución por parte del Grupo para efectuar un “acuerdo parlamentario” y la supuesta aclaración del voto en contra no surte ningún efecto, puesto que existen tanto la figura del voto particular por escrito como la intervención verbal en las rondas de oradores para exponer con amplitud la opinión del diputado sobre el asunto en cuestión.

Además, el voto del diputado Orive apenas constituye el 0.2% de los votos entre el total de diputados de la Cámara, mientras que en la Comisión de Trabajo es determinante, puesto que es el 3.33% de los votos y significaría el empate de la votación. De haber votado a favor de la reserva, se hubiera producido un empate en la votación que hubiera cambiado totalmente el sentido del dictamen.

En unas cuantas horas, los usuarios de las redes sociales reaccionaron al voto del diputado Orive con comentarios en el siguiente tenor:

@mau_torres:  Marcelo Torres, del PAN, criticó la decisión de Adolfo Orive, del PT. Los priistas le pidieron no hacer alusiones personales.

@LaNotaRoja:  Elba Esther Gordillo, Deschamps y todos los líderes charros eternos, agradecen a @Adolfo_OriveB su voto decisivo para jamás rendir cuentas

@ChumelTorres: Hola @Adolfo_OriveB, gracias por votar en contra de la transparencia en los sindicatos. Atte. La Corrupción

@CISCOXXIII:  @Adolfo_OriveB “Se necesita construir el poder popular, que la gente no haga lo que los dirigentes y los líderes les digan.” De su libro.

@Majhadera: Que @JLozanoA señale la postura de @Adolfo_OriveB frente a la transparencia sindical cala bien feito”.

Asimismo, el voto del diputado Orive en contra de la reserva a la fracción IX del artículo 371 fue objeto de notas periodísticas en la gran mayoría de los diarios de circulación nacional, así como diversas columnas y cartones tanto en medios impresos como electrónicos, y en diversos programas de radio y televisión, que ilustraron la forma en que las acciones del diputado Orive afectaron la imagen del Partido al poner en entredicho la congruencia del legislador y su apego a los planteamientos de nuestro instituto político.

Consideraciones

El voto en contra de la reserva en cuestión constituye no sólo un error con efectos perjudiciales para los derechos laborales y de asociación de los trabajadores, y para el desarrollo democrático del sindicalismo en México; también es un grave un acto de complicidad con el PRI y los partidos a fines para conservar la impunidad y el control corporativo y patronal de las organizaciones de los trabajadores, en una oportunidad única para plasmar avances legales en el horizonte de una iniciativa legislativa con carácter preferente.

De acuerdo con un reconocido investigador, Alfonso Bouzas Ortiz, en el libro Contratación colectiva de protección en México, informe realizado para la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT) alrededor del 90% de los contratos colectivos se dan bajo la figura de contratos de protección, que consisten en condiciones perjudiciales para los trabajadores y condiciones contrarias incluso a la Ley Federal del Trabajo, de acuerdo a la voluntad de los patrones.

Ello es posible gracias a la creación de sindicatos ficticios, elaborados y signados formalmente por despachos, personas o agencias privadas sin ninguna relación real con la base trabajadora, por lo que las directivas de los supuestos sindicatos no realizan asambleas, no integran a agremiados independientes ni consultan con sus afiliados los aspectos a negociar con los patrones.

Este medio de control sobre los trabajadores opera con una estructura opaca y autoritaria que margina a los trabajadores de cualquier participación política sobre el destino del sindicato y sobre las demandas del gremio. Es por ello que sin reglas de participación amplia, democrática y transparente para la elección de las directivas sindicales, es posible asentar un poder favorable totalmente a la conveniencia de las empresas y los patrones.

La existencia de los sindicatos blancos y su principal instrumento, los contratos de protección, son responsables en gran medida de la precarización del empleo en nuestro país, ya que extienden rápidamente hacia toda una colectividad condiciones perjudiciales, ilegales e injustas, en complicidad con la clase patronal.

Además, el principio esencial del voto universal, libre, secreto y directo para la elección de las autoridades y los representantes populares es un derecho político de toda la ciudadanía, que no debería enfrentar ningún impedimento para hacerse extensivo a todos los ámbitos de decisión de las personas, lo que incluye el derecho de asociarse y constituirse en una colectividad de trabajadores con representantes propios.

Es falso el argumento de que el voto universal, libre, secreto y directo favorecería los sindicatos blancos, ya que son éstos los que prevalecen actualmente en el panorama laboral de nuestro país. La institución del sufragio libre pondría un obstáculo a la imposición de dirigencias por parte de actores de poder, puesto que sería más difícil una compra masiva de voluntades en un proceso transparente que como ocurre en la actualidad, donde basta la intervención de un pequeño grupo de personas para simular la existencia de una dirigencia sindical

Los sindicatos independientes podrían refrendar su legitimidad en procesos donde los agremiados ejerzan libremente su voluntad. Los sindicatos blancos o sindicatos creados a modo se verían obligados a someter la designación de sus directivas por parte de los patrones y sus agentes a un nuevo proceso con intervención de la base trabajadora, con lo que las dirigencias ficticias podrían ser sujetas a rendir cuentas, sustituidas por completo con trabajadores de plena legalidad y legitimidad o al menos ver disminuido su poder considerablemente.

Uno de los aspectos más señalados en los movimientos sociales recientes es la impunidad, la corrupción, la arbitrariedad, la falta de rendición de cuentas y la eternización en los cargos de  cúpulas y líderes, lo que socava la posibilidad de democratizar a las organizaciones gremiales y llevar a cabo cambios de largo aliento en las actividades económicas o las funciones de Estado que desempeñan las empresas u órganos en que laboran sus agremiados. Particularmente, se ha señalado a los líderes del STPRM, el SNTE y diversos sindicatos que pertenecen a la estructura corporativa del PRI.

Por otro lado, el tema de la democracia sindical y el voto se encuentra en todos los documentos básicos del Partido del Trabajo y de su Grupo Parlamentario.

El punto 3 del apartado I. de la Declaración de Principios del Partido, aprobada en el 2º Congreso Nacional Extraordinario del 11 de septiembre de 2010 se asienta;

Hay otros aparatos del Estado, que sirven para dominar a las masas cumpliendo funciones corporativas paternalistas, controladoras y hegemónicas. Estos aparatos son los sindicatos y las organizaciones campesinas y de colonos que han estado controladas por el Estado (CTM, CNC, CNOP, CROC, etc.) así como sindicatos patronales y la mayoría de los partidos políticos tradicionales, escuelas, medios de comunicación masiva y el sistema educativo que se encuentran en un proceso de erosión.

Mediante estos aparatos se ha mantenido sistemáticamente marginado al pueblo de las decisiones en los asuntos políticos y se le ha manipulado ideológicamente, convirtiendo a la sociedad en un conglomerado de individuos y grupos dependientes para que la dominación no tenga que caracterizarse siempre por la represión. El Estado ha intentado permanentemente inhibir la capacidad del pueblo de tomar iniciativas, haciéndolo sentir incapaz de resolver sus problemas por cuenta propia y de crear alternativas autónomas”.

Es necesario recordar que en LXI Legislatura, los diputados del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo impidieron que se consumara un albazo legislativo para aprobar la iniciativa de reforma laboral del PRI. Al señalar la gravedad de avalar al vapor una iniciativa de gran trascendencia, así como las violaciones a los procedimientos parlamentarios, obligaron a que se realizara una serie de audiencias públicas sobre la reforma laboral.

En dichos foros, la gran mayoría de los ponentes, incluso representantes del PRI y de sindicatos independientes, se manifestaron a favor de instituir el voto universal, libre, secreto y directo como consta en las memorias de dicho ejercicio y en poder de los Grupos Parlamentarios.

En dicha ocasión, el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo exigió que se tomara en cuenta un planteamiento alternativo: la iniciativa de reforma laboral elaborada por la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y presentada por el Dip. Francisco Hernández Juárez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática. En dicha propuesta legislativa se incluía la reforma a la fracción IX del artículo 371 en el mismo sentido de plasmar el voto universal, libre, secreto y directo.

El hecho de que los sindicatos independientes que agrupa la UNT consideraron apropiado reformar el sistema de votación refleja que las dirigencias sindicales democráticas están en plena disposición de abrir los procesos de elección como una forma de aminorar el poder del sindicalismo corporativo y pro patronal, ello en beneficio de los trabajadores.

La Plataforma Electoral del Partido del Trabajo y en la Plataforma Electoral de la Coalición Movimiento Progresista, registradas con oportunidad ante el Instituto Federal Electoral, son los documentos básicos que ofrecieron a la ciudadanía una propuesta de legislación y de gobierno para decidir libremente el sentido de su sufragio mediante un discernimiento informado de las distintas opciones políticas. Estas Plataformas, con la cual los representantes populares llegaron a sus actuales cargos, los obliga a actuar con plena satisfacción a los intereses del pueblo desde la representación, que no les pertenece como patrimonio propio, sino como expresión de la voluntad del pueblo.

Es así que encontramos en las Plataformas una posición a favor del voto libre, universal, directo y secreto de las dirigencias sindicales, propuesta contra la cual el diputado Orive actuó y después intentó justificar, en contravención con el compromiso político que adquirió al ser postulado por el Partido del Trabajo. Se trata de la siguiente propuesta en la Plataforma de la Coalición, a la letra:

“337. Fomentar la productividad, la democracia, la libertad y la autonomía sindicales, preservando el derecho de asociación profesional, el derecho al voto directo universal y secreto y a la eliminación de los mecanismos de control, registro y toma de nota. Ello revalorará la contratación colectiva legítima y no simulada. Por medio de la profesionalización se propiciará una justicia laboral imparcial”.

Asimismo, en la Plataforma del Partido se encuentra el siguiente texto:

“d) La promoción de la libertad, independencia y democracia sindical.”

Tómese en cuenta también el desarrollo específico de este tema de acuerdo a la voluntad de la bancada de nuestro partido, como ilustra la propuesta contenida en la Agenda legislativa del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXII Legislatura, en su página 72, párrafo cuarto, que fue oficialmente consignada en la Gaceta Parlamentaria, Cámara de Diputados, número 3598 A-G, viernes 7 de septiembre de 2012:

“Respeto irrestricto a la democracia y autonomía sindicales. Voto universal y secreto para la elección de dirigentes. (…)”.

Asimismo, debe considerarse el Reglamento Interno del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, registrada en la Gaceta Parlamentaria, Cámara de Diputados, número 3598 A-G, viernes 7 de septiembre de 2012. En su artículo 4º puede leerse que “Las decisiones de política legislativa serán tomadas en el pleno de las reuniones de las diputadas y los diputados del Grupo Parlamentario”. El artículo 5º, establece:

 “La diputada o el diputado integrante de la comisión de dictamen legislativo a la que corresponda el asunto, iniciativa, dictamen o proposición con punto de acuerdo que deba discutirse en el pleno de la cámara o en comisiones, presentará una síntesis del asunto a tratar ante los integrantes del Grupo Parlamentario. El método de decisión será el consenso, la mayoría calificada de las dos terceras partes de los integrantes del Grupo, o la mayoría absoluta de los diputados presentes.

El sentido del voto de los integrantes del Grupo Parlamentario se acordará mediante el procedimiento, establecido en artículo 4º del presente ordenamiento…”.

En el documento “¡NO A LA REFORMA LABORAL DE CALDERÓN Y PEÑA NIETO!”, suscrito por el Frente Legislativo Progresista del cual es parte el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la Cámara de Diputados, que incluso aparece en el sitio web del partido ( http://partidodeltrabajo.org.mx/2011/pdf/noreforma.pdf ) se verifica la misma convicción:

“Proponemos una Reforma Laboral Alternativa, que contemple: Voto universal, directo y secreto para la elección de las y los dirigentes sindicales. (…) Democracia sindical, más salario y protección del empleo”.

Por otro lado, el artículo 132 de los Estatutos del Partido del Trabajo establece que “Los Coordinadores de los Grupos Parlamentarios en el Congreso de la Unión, sus instancias organizativas y la participación de sus legisladores en comisiones en el congreso, serán nombradas y sustituidas por acuerdo de la Comisión Ejecutiva nacional, previas consultas entre las partes.

Asimismo, el artículo 132 de los Estatutos establece que “los Coordinadores de los Grupos Parlamentarios Federal y local, consultarán e informarán a las instancias del Partido del Trabajo, sobre las actividades parlamentarias”.

En los Estatutos del Partido se establecen:

“Artículo 131. Los Senadores de la República, los Diputados federales y locales, los Presidentes Municipales, Regidores y Síndicos deberán mantener y defender el proyecto general del Partido del Trabajo y sus posiciones políticas.

Artículo 132. Los Coordinadores de los Grupos Parlamentarios en el Congreso de la Unión, sus instancias organizativas y la participación de sus legisladores en comisiones en el congreso, serán nombradas y sustituidas por acuerdo de la Comisión Ejecutiva nacional, previas consultas entre las partes”.

Además:

“Artículo 114. Son motivo de sanción las siguientes acciones u omisiones, según sea el caso:

(…)

 b) El incumplimiento de los acuerdos tomados en las diferentes instancias del Partido del Trabajo.

c) Practicar una línea teórico-ideológica y/o una línea política diferente a la aprobada por el Partido del Trabajo.

o) El incumplimiento de cualquiera de las disposiciones contenidas en los presentes Estatutos”.

Asimismo, que:

“Artículo 115. El militante o afiliado que incurra en las causales previstas en el artículo anterior o contravenga la disciplina del Partido del Trabajo, será sancionado indistintamente, según la gravedad de la falta y de manera específica o acumulada para la individualización de las sanciones, de la siguiente manera:

a) Advertencia formal.

b) Revocación del mandato del cargo de dirección partidaria.

c) Separación y suspensión temporal de sus derechos como militante del Partido del Trabajo.

d) Expulsión definitiva, cancelación de membresía, y en su caso, promover la acción judicial que corresponda”.

Por todo lo anteriormente expuesto, queda claro que el Diputado Adolfo Orive Bellinger cometió una grave falta contra el Partido del Trabajo, tanto por razones de normatividad como de línea política. A fin de dar cumplimiento a los Estatutos y resarcir el daño causado a la imagen y a la congruencia del Partido, se presentan las siguientes:


PROPUESTAS

PRIMERA. Se solicita a la Comisión Ejecutiva del Partido del Trabajo para que, en uso de las atribuciones que le confiere el artículo 132 de los Estatutos del Partido del Trabajo y en consideración a los actos contrarios a la normatividad y a los postulados políticos del Partido, separe al Dip. Adolfo Orive Bellinger del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la Cámara de Diputados, y consiguientemente lo sustituya inmediatamente en la Comisión de Trabajo y Previsión Social así como en todo otro cargo o responsabilidad parlamentaria que haya asumido desde que tomó posesión de su cargo de representante popular

SEGUNDO. Se solicita a la Comisión Ejecutiva del Partido del Trabajo inicie una queja ante la Comisión Nacional de Derechos, Legalidad y Vigilancia del Partido a fin de que se sancione al diputado Adolfo Orive Bellinger por las causales del artículo 114 de los Estatutos del Partido del Trabajo y con las acciones que procedan de acuerdo a la legalidad.

ATENTAMENTE



HERÓN ESCOBAR GARCÍA
Integrante de la Comisión Ejecutiva Nacional